La industria lanza una nueva hoja de ruta para reinventar la producción, ¿en qué consiste?
La Unión Industrial Argentina (UIA) creó la llamada Ruta X. Cuál es el objetivo y cómo busca cambiar las operaciones tradicionales.

Apelando a la iniciativa privada como disparador de las transformaciones que la economía necesita para salir de la crisis, los principales industriales del país elaboraron una agenda de propuestas para ayudar al crecimiento de la economía local, pero con mayor cercanía al cuidado del medioambiente y con fuerte basamento en lo que llaman la “Revolución 4.0”.

Los empresarios reclaman desde hace varios años medidas que se centren en la creación de incentivos tributarios a la inversión y el empleo; ampliación del financiamiento productivo en los canales bancarios y del mercado de capitales.

También apuntan a la recuperación de exportaciones industriales; reactivación de la demanda, así como el desarrollo de la Industria 4.0 y la incorporación de nuevas tecnologías que permitan sumar mayor producción sustentable como adelantó Economía Sustentable en esta nota.

 

La estrategia es liderada por la Unión Industrial Argentina (UIA), entidad que preside Daniel Funes de Rioja y desde la cual se asegura que la irrupción de nuevas tecnologías hace necesario repensar el modelo de producción para basarse más en el conocimiento y la innovación.

El objetivo es incrementar la competitividad de la industria nacional, generar empleo de calidad y potenciar las exportaciones de alto valor agregado, todo en un marco más amigable para la salud del medioambiente.

 

Nueva estrategia

En los últimos meses, el organismo empresario vino trabajando en una nueva estrategia para posicionar la transformación digital de la industria.

Lo hizo en sociedad con la consultora Accenture, con la cual finalmente se le dio origen al Centro de Industria X, un espacio que permite organizar workshops, demostraciones prácticas de la revolución tecnológica y escenarios del mundo real.

En la UIA calificaron a este centro como “el kilómetro cero de la Ruta X, al permitir explorar nuevas formas de implementación de soluciones 4.0 en la industria”.

Se trata, dicen los industriales, de un espacio pensado para reinventar las operaciones tradicionales, el modelo de negocios y la experiencia del trabajador a través de tecnologías como el internet de las cosas, visual analytics, inteligencia artificial, realidad virtual/aumentada aplicada a procesos productivos y ciberseguridad, entre otras.

En concreto, los objetivos de Ruta X se resumen en diseñar una hoja de ruta que les permita a las empresas incorporar la innovación a sus procesos productivos; vincular la agenda de innovación con mecanismos de financiamiento que promuevan la implementación de tecnología y potenciar lazos entre los distintos usuarios del Ecosistema X orientadas al crecimiento y al desarrollo de innovación abierta.

También a generar valor agregado e innovación en cadenas productivas; crear oportunidades para crecer e impulsar nuevos desarrollos de innovación abierta e impulsar el proceso de transformación digital.

La presentación en sociedad de este proyecto se llevó a cabo el miércoles 23 y jueves 24 de febrero, días durante los cuales se organizaron varias jornadas, con ejemplos y testimonios sobre la importancia de Ruta X para acompañar a las empresas en el camino hacia la transformación digital y la innovación aplicada a los procesos productivos que dan lugar a la Industria 4.0.

Los organizadores del evento explicaron a economíasustentable.com que la iniciativa “pretende mejorar la productividad, la competitividad, la creación de trabajo genuino y promover las exportaciones de la industria nacional a través de un espacio abierto para que los empresarios puedan capacitarse y repensar su modelo de negocio”.

Según informa la UIA, “en Ruta X, el ecosistema se sostiene mediante el intercambio de sus usuarios para construir un espacio abierto, dinámico e interactivo diseñado para adaptarse a los requerimientos de cada uno de ellos”.

 

Mirada institucional de largo plazo

 

Del lanzamiento de Ruta X participaron el presidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja; los funcionarios del Gobierno Nacional, Matías Kulfas y Gustavo Béliz; y el titular de Accenture, Sergio Kaufmann.

Durante el panel de apertura, Funes de Rioja explicó que Ruta X “materializa nuestra mirada institucional de largo plazo, en la que convergen empleo de calidad, competitividad, inversión e innovación para seguir consolidando una industria protagonista del desarrollo argentino”.

Para el también presidente de la Copal, la transformación digital está sucediendo en el mundo y también en Argentina, por lo cual desde la UIA se pretende “acompañar esa transformación y potenciarla, que sea parte de todo el entramado productivo federal de Argentina”.

Por su parte, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, destacó la puesta en marcha de la iniciativa al calificar como “importante” contar con un ecosistema institucional para que estas herramientas lleguen al entramado productivo, especialmente a las pymes. “De esa manera vamos a poder avanzar en desafíos como la generación de nuevas cadenas de valor y nuevos empleos productivos”, agregó.

En el caso del secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, enfatizó la importancia de la conformación de la Red de Federal de Expertos 4.0 y la articulación con los distintos actores del entramado productivo nacional. “Iniciativas como esta marcan un rumbo posible para la transformación y el diálogo social entre todos los sectores que queremos una argentina con más inclusión”, sostuvo el funcionario.

Posteriormente, la gerente de Servicios a Socios de Ruta X, Laura Segura; el especialista en desarrollo productivo; Sergio Drucaroff; y el presidente del departamento de Educación y Formación Profesional UIA, Juan Pablo Dri; presentaron los principales lineamientos de Ruta X.

Explicaron que sus herramientas están diseñadas para que la implementación de soluciones tecnológicas integrales sea progresiva y adaptable a cada empresa y están a disposición de cualquier PyME de la Argentina que quiera avanzar en la transformación digital y la industria 4.0.

Destacaron que se trata del primer programa de acompañamiento para empresas que toma en cuenta todas las dimensiones del proyecto de transformación digital y la innovación, incluyendo la articulación con todos los actores públicos y privados del ecosistema tecnológico nacional.

En este sentido, se establecieron los ejes sobre las que trabaja Ruta X que son:

 

  • Transformación Digital para PyMES.
  • Innovación Abierta para la vinculación entre empresas maduras y startups tecnológicas.
  • Capacitación, Educación y Formación Profesional para que trabajadores, profesionales y expertos 4.0 acompañen a las empresas en el proceso de incorporación de tecnología e innovación.

Durante la jornada también se anunció el Primer Taller de Aceleración Digital, que será abierto y para PyMES de todo el país con clases dictadas por expertos de la UIA y que tendrá una duración de cuatro horas.

En la segunda jornada, el encuentro continuó con varios paneles como el llamado “Ruta X: construyendo una comunidad de innovación abierta”. Se abordaron además las diferentes dimensiones de la innovación aplicada desde la perspectiva de expertos, empresarios y representantes del sector público.

 

Revolución demorada

 

Para fundamentar la estrategia hacia la profundización de la tecnología 4.0, la UIA advierte un bajo nivel de adopción de este tipo de mecanismos entre las empresas argentinas.

Por lo menos así surge de una encuesta de la entidad empresaria en la que se asegura que sólo un 45% de los consultados posee un grado de adopción tecnológica intermedio, no tan avanzado, aunque llevan adelante acciones concretas para converger en los próximos años a tecnologías vinculadas a la industria 4.0.

A este tipo de empresas se las llama alpinistas porque poseen un grado de adopción tecnológica intermedio en las que predominan tecnologías de segunda y tercera generación, pero están decididas a escalar con esfuerzo y planificación para mejorar su rendimiento.

Otro 6% se encuentra ya en la cima; es decir, las Cóndores o categoría que se refiere a aquellas empresas que se encuentran en la cima y se mueven ágilmente frente a esta nueva revolución.

Sin embargo, otro 49% no está tomando acciones aún para adoptar nuevas tecnologías en su producción, grupo bautizado como Trekkers, ya qu no parecen haber iniciado la travesía y, por lo tanto, a pesar de contar generalmente con experiencia en climas adversos, enfrentan los mayores desafíos para llegar a la cúspide.

A la hora de responder sobre los impactos de la industria 4.0. en términos de empleo y habilidades laborales, se utilizaron dos ejes de análisis: las habilidades denominadas “blandas” (trabajo en equipo, comunicación, flexibilidad, entre otras) y las habilidades vinculadas a la interacción entre personas y computadoras (es decir, el conocimiento y manejo de máquinas y otros dispositivos digitales).

El 65% de las empresas encuestadas definió a las habilidades blandas como muy importantes, mientras que un 28% las consideró algo importantes.

Las de interacción personas-computadoras también son consideradas como muy importantes para un 43% de las empresas y como algo importantes para un 38%.

Por último, aquellas habilidades vinculadas con tareas repetitivas y manuales son consideradas como muy importantes para el 30% y algo importantes para el 44% de las empresas.

 

Habilidades blandas

 

Sin embargo, para los próximos cinco años el panorama cambia, en especial por la mayor importancia que otorgan las empresas a las habilidades blandas, y el menor peso que colocan sobre las habilidades repetitivas o manuales.

Para el caso de las blandas, el 91% de las empresas considera que van a ser muy importantes frente a un 65% en el escenario anterior, mientras que las repetitivas se ubican en el 38% como muy importantes.

De todas maneras, al comparar la demanda esperada de habilidades para los próximos cinco años con la de los últimos dos años, se observa que solo hubo un incremento de 2 puntos porcentuales de las firmas que consideran importantes (mucho o algo) las habilidades manuales o repetitivas.

En contraste, la importancia relativa de las habilidades STEM (aquellas vinculadas a las disciplinas “duras” como ciencias, tecnología, ingeniería y matemática) aumentó 22 puntos porcentuales en ese periodo.

A su vez, al analizar la demanda esperada de habilidades STEM según el nivel de adopción tecnológica, mientras que más de 50% de las firmas en los grupos de alta y media adopción le otorgan mucha importancia en los próximos cinco años, solo 33% de las empresas del grupo de baja adopción lo hacen.

Según la UIA, este resultado refuerza la mayor relevancia relativa de las habilidades STEM para las empresas con mayor incorporación de tecnologías.

De todas maneras y de acuerdo con la encuesta, una mayoría de las empresas considera que las tecnologías comúnmente asociadas con la industria 4.0 han sido poco o nada importantes en la contratación de personal hasta el momento.

Adicionalmente, entre el 10% y el 15% de las empresas consideró muy o algo importantes las habilidades relacionadas a tecnologías como computación en la nube, realidad aumentada o inteligencia artificial en los últimos dos años.

0 comentarios

Enviar un comentario

Te puede interesar…