La estrategia de Edesur para reducir la huella de carbono
El holding italiano comenzará a aplicar una política de Net Zero para disminuir las pérdidas en sus redes de distribución, además de adoptar materiales y componentes circulares y de bajas emisiones.

A pesar del incierto panorama que atraviesa su controlada Edesur en la Argentina por las erráticas políticas oficiales para el sector de los servicios públicos, el grupo italiano Enel analiza ampliar sus negocios en el país.

Lo hace enfocada en la estrategia “Net Zero”, desarrollada para las redes de electricidad como la que opera la distribuidora Enel en la Capital Federal y gran parte del conurbano bonaerense.

El objetivo se centra en reducir la huella de CO2 de las operaciones, disminuir las pérdidas en la red y adoptar materiales y componentes circulares y de bajas emisiones.

Por lo menos así lo anunciaron ejecutivos de Enel durante un evento que el grupo levó a cabo en Roma bajo el nombre de “Net Zero Grid Day” y en el cual anunció la asociación “Open Power Grids”, para compartir con sus accionistas los estándares para los componentes de la red de distribución y acelerar la adopción de nuevas soluciones técnicas sostenibles y eficientes.

La cumbre se desarrolló el pasado 16 de mayo en la capital italiana, donde los stakeholders del ecosistema de distribución de energía de Enel escucharon la estrategia empresaria para la eliminación de las emisiones inherentes a su infraestructura.

Con este objetivo, el evento acogió el lanzamiento de la asociación “Open Power Grids”, que reúne a operadores de redes, fabricantes, institutos de investigación y otras partes interesadas para compartir y desarrollar normas y tecnologías para los componentes críticos de la red que cumplan con los requisitos de cero emisiones netas.

En este contexto, se destacó la tarea de Gridspertise, la empresa de Enel que ofrece a los operadores de sistemas de distribución (DSO) y a las proveedoras de servicios públicos soluciones para la digitalización de las redes de distribución de electricidad. Ejecutivos de esta firma esbozaron su estrategia de crecimiento, basada en apoyar los esfuerzos de modernización de las infraestructuras, especialmente en Estados Unidos.

Durante la cumbre Antonio Cammisecra, responsable Global Infrastructure and Networks de Enel, fue el encargado de trazar los lineamientos del grupo hacia la ambición de Net Zero para las redes.

“Nuestro objetivo es acelerar la adopción de los principios establecidos por el Acuerdo de París en toda la industria, con el fin de favorecer la transición energética y una transformación significativa de las infraestructuras de distribución de energía”, aseguró.

Para el ejecutivo, esta iniciativa “representa el primer movimiento de un actor global de la red eléctrica para abordar las emisiones upstream y downstream de la infraestructura de una manera abierta, lo cual es necesario si queremos cumplir el objetivo de cero emisiones netas en todo el sector”.

Del mismo modo, advirtió que “para avanzar rápidamente necesitamos compartir este reto con otros actores en un entorno abierto y de colaboración hacia las redes Net Zero”.

Por su parte, Robert Denda, CEO de Gridspertise, explicó las características de la estrategia de crecimiento de la empresa con soluciones digitales para aumentar la resiliencia y la fiabilidad de las redes de distribución de energía.

Digitalizar y electrificar

El evento Net Zero Grid Day convocado por Enel sigue al lanzamiento de Grid Futurability en el marco de las actividades de Milán previas a la COP 26, donde el Grupo presentó la transformación orientada al cliente de sus propias redes eléctricas, en plataformas participativas, resistentes y sostenibles, como parte de su plan de inversión para las redes eléctricas de 70.000 millones de euros por el periodo 2021-2030.

En ese contexto, los dueños de Edesur compartieron acciones concretas para abordar las emisiones directas realizando operaciones más sostenibles mediante la digitalización, las operaciones remotas, la electrificación de la flota, las medidas de protección de la biodiversidad, y la reducción de las pérdidas técnicas de las redes.

Enel también está involucrando a proveedores, fabricantes de equipos y empresas de construcción de su cadena de suministro para hacer frente a las emisiones indirectas y desarrollar procesos y componentes de la red más sostenibles, como conmutadores sin SF6, aceites vegetales para los transformadores y cables ecológicos, o normas para las obras de construcción sostenibles.

Los dueños de Edesur compartieron acciones concretas para abordar las emisiones directas realizando operaciones más sostenibles mediante la digitalización.
A esto le suma acciones para adoptar los principios de la economía circular en toda su actividad, tales como el uso de materiales reciclados para nuevos activos como contadores circulares, postes o cabinas, o la gestión del final de la vida útil de los componentes, pueden conllevar importantes beneficios medioambientales y económicos.

El objetivo de las estrategias y acciones que encara el grupo italiano apuntan a favorecer el suministro de redes sostenibles como parte fundamental de la transición hacia un mundo con bajas emisiones de carbono y solicitaron una mayor colaboración.

Globalizar los estandares

A través de la asociación “Open Power Grids”, Enel también ha empezado a compartir sus especificaciones técnicas para componentes y dispositivos.

Un caso es el design Building Information Modeling (BIM) de la subestación primaria estándar Liberty, que implica la generación y gestión de representaciones digitales de características físicas y funcionales.

Se trata del primer paso para promover la convergencia y la co-ingeniería hacia los estándares de modularidad a través de la sostenibilidad y la seguridad, la eficiencia de costos y el rendimiento técnico.

Con este objetivo, a través de su plataforma online Open Innovability promueve un concurso global para el diseño y la arquitectura de subestaciones sostenibles que permitan mejorar la integración de estos activos dentro de los paisajes urbanos, suburbanos o rurales.

Radiografía empresaria

Si bien en la Argentina, sus negocios en generación y distribución de energía atraviesan por un escenario inestable y las relaciones con el Gobierno son críticas, a nivel global Enel es el mayor operador privado de energías renovables; el primero de redes por número de usuarios finales y el mayor operador retail por base de clientes.

El holding es además líder mundial en demand response y la mayor empresa eléctrica europea por EBITDA ordinario.

Tiene presencia en 30 países; produce energía con una capacidad total de más de 90 GW; distribuye electricidad a través de una red de más de 2,2 millones de kilómetros a más de 75 millones de usuarios finales y lleva la energía a unos 70 millones de hogares y empresas.

Enel Green Power, la rama de energías renovables de Enel, tiene una capacidad total de más de 54 GW y un mix de generación que incluye energía eólica, solar, geotérmica e hidroeléctrica, así como instalaciones de almacenamiento de energía en Europa, América, África, Asia y Oceanía.

En el caso de Enel X Global Retail, su línea de negocio global de servicios energéticos avanzados, tiene una capacidad total de 6,6 GW de demand response gestionada globalmente y ha instalado 59 MW de capacidad de almacenamiento behind-the-meter.

Además, Enel X Way es la nueva línea de negocio del grupo dedicada íntegramente a la movilidad eléctrica, que gestiona alrededor de 350.000 puntos de recarga de vehículos eléctricos públicos y privados en todo el mundo, tanto directamente como a través de acuerdos de interoperabilidad.

Noticia completa: https://economiasustentable.com/noticias/la-estrategia-de-los-duenos-de-edesur-para-reducir-la-huella-de-carbono

0 comentarios

Enviar un comentario

Te puede interesar…